Seguidores

Visitantes recientes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 20 de octubre de 2014

Himno de la legión de las pequeñas almas


Mi corazón es la sede de tu sentir Señor,
 abierto esta como una herida,
tu aliento es mi vida,
 es aire en el que me pierdo,
se desnuda el alma mía 
y estando en el silencio,
 hasta de respirar se me olvida,
porque el paraíso de tu presencia es gozo,
oigo tu voz que es mi alimento, 
dulce letanía que me hace dormir de contento
 y aunque sea por un momento,
 vuelo sobre el mundo que gira y gira,
lo pongo a tus pies,
 para que en él se manifiesten,
como respuesta toda oración,
 tus maravillas benditas de PAZ,Amor,y unión.

Autora:Adela Mendo Flores

Trujillo -Perú

lunes, 13 de octubre de 2014

ORACIÓN POR NUESTROS SACERDOTES

Son lo que somos y son rastro de lo que nuestra FE predica y practica
,acerquémosnos al río donde su sentir y ser navegan ....no critiques su humanidad flaca que a nosotros nos toca alimentarla... orando por ellos.
Adela Mendo.

Oración por los sacerdotes
Dios Todopoderoso y Eterno, mira con amor el rostro de tu Hijo y por amor a Él, que es el Sumo y Eterno Sacerdote, ten misericordia de tus sacerdotes. Acuérdate, oh compasivo Señor, que ellos son sino frágiles y débiles seres humanos. Renueva en ellos el don de la vocación que de modo admirable se consolidó por la imposición de las manos de tus Obispos. Mantenlos siempre cerca de ti. No permites que el enemigo les venza, para que nunca se hagan participes de la más mínima falta contra el honor de tan sublime vocación.
Señor Jesús, te pido por tus fieles y fervorosos sacerdotes así como por los sacerdotes infieles y tibios; por los sacerdotes que trabajan en su propia tierra o los que te sirven lejos, en lugares o misiones distantes; por tus sacerdotes tentados, por los que sienten la soledad, el tedio o el cansancio; por los sacerdotes jóvenes o por los que estén a punto de morir así como por las almas de los sacerdotes en el purgatorio.
Pero sobretodo, te encomiendo los sacerdotes que más aprecio: el sacerdote que me bautizó y el que me ha absuelto de mis pecados; los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y me han dado Tu Cuerpo y Sangre en la Comunión; los sacerdotes que me han aconsejado, me han consolado o animado y aquellos a quienes de alguna forma les estoy más en deuda.
Oh Jesús, mantenlos a todos muy cerca de tu Corazón y bendícelos abundantemente en el tiempo y en la eternidad. AMÉN.